SPAM: LA “LACRA” DE INTERNET

SPAM, definido por la Agencia Española de Protección de Datos como:

“cualquier mensaje no solicitado y que normalmente tiene el fin de ofertar, comercializar o tratar de despertar el interés respecto a un producto, servicio o empresa”

¿Usted dispone de cuenta de correo? Si la respuesta es afirmativa, habrá recibido en algún momento (o habitualmente), ofertas de relojes Rolex, de Viagra, para trabajar desde casa, trucos para ganar al casino on-line, cadenas solidarias, mensajes sobre hipotecas baratas, o de carácter pornográfico, enviados por remitentes de dudosa procedencia.

Limpiar de “basura” el correo electrónico forma ya parte de nuestra rutina diaria.

El asunto tiene su importancia teniendo en cuenta que, según un estudio, el 79,9% de los usuarios de Internet (unos 17 millones en España) asegura haber recibido SPAM en su ordenador y sólo un 18,8% afirma no haber recibido este tipo de información.

En el ámbito personal puede suponer una molestia, a veces importante, pero “molestia” traducido al ámbito empresarial supone tiempo perdido de realizar otras labores más productivas y beneficiosas para la empresa.

Detrás del envío de SPAM, hay una red de negocio muy rentable.

El 90% de los SPAM se realizan desde ordenadores “zombi”, controlados por caber-delincuentes, que a su vez los alquilan a los spammers para realizar estos envíos masivos. Las principales redes de ordenadores “zombi” se concentran en países en los que no existe una sólida legislación en materia de delitos informáticos.

En la actualidad se pueden leer noticias preocupantes en este sentido:
Los ordenadores zombis, controlados por piratas, se quintuplican en cuatro meses. El Pais.com 18/09/2008

Pero lo que realmente da dinero es gestionar las bases de datos, y esto es lo que hacen los spammers, que reunen el mayor número de direcciones de correo, para luego venderlas a quien quiera poner un producto en Internet.

Esas redes utilizan métodos “poco legales” para conseguir un gran número de direcciones de correo, comprando direcciones a proveedores de servicios ya retirados, pero fundamentalmente a través de las “hoax” o cadenas aparentemente solidarias que ellos mismos ponen en circulación.

Como ejemplo de “hoax”, existe el caso de un niño de Málaga que pedía sangre para su supervivencia. La artimaña consistía en que cada receptor del mensaje debía enviar éste a sus contactos de correo electrónico. Así, mediante robots, los spammers se hacían con todas las listas de correo. Pero seguramente todos habremos recibido decenas de mensajes similares a este.

Para no romper “las cadenas buenas”, desde la Asociación de Internautas recomiendan, primero, comprobar que no se trata de un hecho falso, y si se decide reenviar el mensaje, hacerlo poniendo las direcciones de los contactos en la casilla CCO, para que queden ocultas. Todos podemos poner nuestro granito de arena para que el negocio empiece a dejar de ser rentable.

También han proliferado mucho las prácticas de “envíeselo a un amigo”, consistente en un envío comercial que promete beneficios al receptor por participar en algún sorteo, si a cambio reenvía ese correo al mayor número de destinatarios posibles.

Desde el Observatorio de Internet señalan que existe además “un gran mercado en Internet, que paga a 15 ó 20 céntimos de euro el contacto”.

Todo este tipo de comunicaciones están reguladas por la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE o LSSI).

El artículo 43.1, segundo párrafo, de la LSSI, otorga a la Agencia Española de Protección de Datos la facultad para imponer sanciones por la comisión de las infracciones tipificadas en la citada Ley.

“… corresponderá a la Agencia de Protección de Datos la imposición de sanciones por la comisión de las infracciones tipificadas en los artículos 38.3 c), d) e i) y 38.4 d), g) y h) de esta Ley.”

La LSSI, en su artículo 21.1, prohibe de forma expresa:

“el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas”

Es decir, se desautorizan las comunicaciones comerciales dirigidas a la promoción directa o indirecta de los bienes y servicios de una empresa, organización o persona que realice una actividad comercial, industrial, artesanal o profesional.

Cabe destacar que muchos de los envíos de SPAM, se realizan desde servidores instalados en países con normativas muy flexibles o sin normativa, por lo que en muchos casos, el usuario puede encontrarse con la imposibilidad de la AEPD para sancionar hechos sobre los que no tiene competencia.

Por último, como “buena” noticia, cabe destacar que las sanciones de la AEPD por envíos de correos electrónicos no deseados, aumentó en un 164% en 2007 respecto al año anterior, según la Memoria de ese año, por lo que se deduce que los usuarios de Internet cada vez están más concienciados con esta problemática, disponen de más información y ejercen sus derechos para no recibir mas SPAM en sus buzones de correo.

Para más información puede consultar los siguientes enlaces:

Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico. (en formato PDF)

LSSI, la ley de Internet fácil. (en formato PDF)

Guía de la AEPD para la lucha contra el SPAM. (en formato PDF)

Web del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio sobre la LSSI. (www.lssi.es)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: